Feeds:
Entrades
Comentaris

En la sesión del viernes pasado Santi Suso nos contó algunas técnicas básicas para mejorar las fotografías a los peques. Amablemente nos ha pasado la bibliografía que él usó, además de su propia experiencia, para preparar la sesión. Que lo disfrutéis!

Fotografía de niños

Los niños son entretenidos. Capturar sus acciones detenta placer tanto para nuestra retina como para nuestra memoria; fotográficamente podemos obtener resultados creativos, distintos y con estilo. Pero para poder lograrlo, hay puntos que debemos considerar cada vez que vayamos a fotografiar a nuestros hijos, sobrinos u amigos. Por suerte, los niños no tienen miedo de desordenar, ensuciar, saltar, correr o jugar; eso hace la fotografía en algunos aspectos más impredecible pero en otros más espontánea y natural, cualidad valorable ampliamente.

  • Ellos son los jefes: No te equivoques: los niños se mandan a sí mismos. Si quieres algo de ellos vas a tener que esforzarte. Algunos niños se plantarán frente a la cámara de manera natural, incluso posarán sin ningún tipo de problema. Si debes fotografiar a un niño tímido y con vergüenza, ve a darte una vuelta y fotografía a otros niños. Luego verás cómo se acerca para poder fotografiarlo.

  • No alteres sus ciclos: Los niños se ponen gruñones cuando tienen hambre, sueño o ganas de ir al baño. Si interrumpes sus ciclos básicos, puede que obtengas un mal resultado. Si te dedicas a la fotografía profesional (retratos familiares y de niños) debes considerar hablar con los padres para lograr que el niño esté lo más cómodo posible.

  • Los niños son niños: Hay que dejarlos hacer lo que quieran. Es mejor que descubran el espacio antes que posar frente a la cámara. Que se sientan cómodos donde están es parte primordial de una buena fotografía, espontánea pero profesional. Mantenerlos interesados es el 50% del trabajo.

  • ¿Dónde está mami?: Los padres son una parte importante de la ecuación y pueden brindarte información más que útil sobre el chico.

  • La ayuda está a la vuelta de la esquina: Puede ser más que intimidante tratar de fotografiar a un sujeto que no puedes controlar. Es por eso que debes recordar que el artista, el productor, el ejecutor de la pieza, eres tú. Es por eso que si tienes una visión específica o una idea que crees puede dar resultado, no temas en pedir ayuda.

Conviertelo en un juego

Aunque los niños pequeños muestran más predisposición que los adultos para que les hagan fotos, también se cansan rápido.

A su edad no piensan en otra cosa más que en jugar y divertirse. Por ello, es una buena práctica convertir la sesión fotográfica en un juego.

Debes conseguir que tanto tú como ellos sean parte del juego. Llama su atención, pideles que hagan algo, pero de forma natural. Olvidate de que les estás haciendo fotos e intenta que ellos se diviertan. Si perciben la sesión como un juego y consigues que participen en él, la predisposición para que les hagas fotos será mucho mayor.

Hazles reir

Hemos dicho que a los niños les gusta jugar. Debemos conseguir hacerles reir por dos motivos principales.

Si ellos se divierten, estarán más distraídos, se lo estarán pasando bien, y será más fácil hacerles fotos. Y este es el objetivo que perseguimos.

Si los niños se rien saldrán mucho mejor en nuestras fotos. Hay niños más llorones que otros, pero seguro que nos gusta recordar los buenos momentos en lugar de los malos. Cuanto más se rian, mas guapos saldrán en las fotos, y más podremos presumir de lo guapos que son nuestros niños. ¿O acaso no sois ese tipo de padres que muestran orgullosos las fotos de sus hijos?

Prueba a cantar

Una manera de jugar con ellos y conseguir que participen en el juego es cantar. A la práctica totalidad de los niños les gusta cantar. Elige una canción que conozcan y canta con ellos, de modo que se centren en recitar la canción y participen de lleno en la actividad que les estás planteando.

Se sentirán bien participando, con lo que no solo conseguirás que se centren en una actividad, sino que además se mostrarán alegres en las fotos.

Ve a su ritmo

No todo va a ser un camino de rosas. Los niños se distraen con cualquier cosa y cambian de actividad a cada instante. Se darán la vuelta, se taparán la cara, se moverán…

Que sea agradecido hacer fotos a los niños no significa que vaya a ser nada fácil. Vas a necesitar mucha paciencia. Ve a su ritmo, tómatelo con calma, no tengas prisa con ellos. Seguro que a lo largo de la sesión vas a coneguir buenas fotos, pero te va a llevar más de cinco minutos conseguirlo.

Si tienes prisa porque tienes algo que hacer, es mejor que dejes la sesión fotográfica para más tarde. Resuelve todas las taeras pendientes que tengas antes, y sólo dedicate a hacer las fotos cuando hayas resuelto el resto de temas, porque necesitarás algo de tiempo para poder trabajar a gusto.

Aprovecha el tiempo

Tienes que reservarte tiempo para la sesión, pero una vez que dispongas de ese tiempo, tienes que aprovecharlo. Que tú cuentes con media hora no significa necesariamente que el niño te la vaya a conceder. Es probable que se canse pronto porque tenga hambre o sueño, o simplemente se aburra con los juegos.

Ten todo el material fotográfico preparado a la hora de comenzar la sesión. Si te dedicas a configurar la cámara o el flash después de empezar, es probable que desaproveches buenas ocasiones para tus fotos.

Ayudate de algo

Apoyate en cualquier objeto que pueda servir para distraer al niño. Puede ser su juguete favorito, aunque no tiene que ser necesariamente un juguete. También sirven otros elementos de su vida cotidiana, como los accesorios que usas habitualmente para darles la comida.

Recuerda, eso si, que el objeto que le des para que se distraiga no debe poner en peligro su seguridad.

Ayudate de alguien

Es probable que no puedas tu solo con ellos. Un elemento con el que te puedes ayudar es con algún familiar cercano. No solo distraerás su atención de la sesión fotográfica, sino que además te permitira conseguir instantaneas familiares muy bonitas.

Así que, si tienes a mano a padres, abuelos o tíos y no les importa colaborar y salir en las fotos, es probable que consigas un bonito recuerdo familiar de la sesión.

Utiliza flash u objetivos rápidos

Los niños se mueven muy rápido, por lo que necesitarás disparar con velocidades de obturación suficientemente altas como para que las fotos no salgan movidas.

Para ello necesitarás un extra de luz. En caso de disponer de una cámara réflex, esa luz la puedes conseguir con objetivos luminosos, esto es, con aperturas de diafragma suficientemente grandes, o, mejor aún, mediante el uso de un buen flash.

Probablemente quieras hacer fotos en interiores, con lo que es posible que una inversión en buenos objetivos no sea suficiente. Ya te hemos dicho alguna vez que el flash que viene incorporado en las cámaras suele ser de poca ayuda, por lo que tal vez haya llegdo el momento de que te plantees la compra de un buen flash externo. Ten en cuenta además que también te será de ayuda cuando fotografíes a los niños al aire libre, ya que lo podrás utilizar como flash de relleno, suavizando las sobras que se producen con la luz dura en las horas centrales del día.

Si no puedes o no quieres inventir en flashes externos ni ópticas adicionales, siempre tienes la opción de subir la sensibilidad ISO de la cámara. Esto te permitirá trabajar con menos luz sin sacrificar la velocidad de obturación, evitando que las fotos salgan movidas.

Situate cerca

Una de las reglas más básicas de composición fotográfica es la de rellenar el encuadre. ¿Estás fotografiando a un niño, o una habitación en la que hay un niño? Si la foto no es suficientemente buena, probablemente no estás suficientemente cerca.

Acercate lo que necesites. Con la cámara o con el zoom. Cuando mires a través del visor, pregúntate si todos los elementos que estás viendo deben salir en la foto. En caso de duda con alguno, sacalo del encuadre.

En función del tipo de retrato que estés haciendo, puedes acercarte más o menos. Prueba con diferentes distancias y más tarde podrás quedarte con la que te guste más.

Prueba desde diferentes ángulos

¿Piensas hacer la tipica foto aburrida desde la misma posición de siempre? Tirate al suelo, gira la cámara, ponte boca abajo… Puedes cambiar el punto de vista desde el que haces las fotos a la vez que participas en el juego.

La mayoría de las veces las mejores fotos se toman desde puntos de vista inusuales. así que no pierdes nada por hacer la prueba.

Haz muchas fotos

Recuerda que tienes entre las manos una cámara digital. Ya no tienes que cambiar carretes o pagar costosos revelados.

Haz todas las fotos que puedas. Los niños son rápidos, y en la mayoría de las ocasiones cambiarán de gesto o estropearán la foto. Pero haciendo muchas fotos, seguro que alguna fotografía se salva de la quema.

Cuando las pases al ordenador, borras las que te sobren y listo.

Enfoca a los ojos

Esta es una regla de oro en fotografía de retratos, no solo en niños.

Cuando estés enfocando para hacer la foto, enfoca siempre los ojos.

Puedes utilizar una profundidad de campo tan pequeña como quieras siempre y cuando mantengas los ojos enfocados. Sin embargo, si los ojos no salen enfocados, habrás arruinado la foto.

La excepción es el tipo de retrato en el que queremos centrar la atención de quien observa la fotografía en otra parte del cuerpo, como por ejemplo las manos. En ese caso, no hay problema en no enfocar los ojos, pero debemos tener en cuenta que estaremos haciendo un retrato de las manos del niño, y no del niño en sí.

Haz fotos como si fueras bajito

Si haces las fotos de pie, los niños saldrán vistos desde arriba. Conseguirás que se acentúen las posibles distorsiones de la óptica de tu cámara, además de conseguir un efecto no demasiado bueno en las fotos.

Agáchate, ponte de rodillas, haz lo que necesites para situarse a su misma altura. Haz las fotos como si fueras un niño más que contempla la escena, de igual a igual.

Las fotos saldrán mucho más naturales e interesantes.

Haz fotos en parejas o grupos

Solo hay una cosa más dificil que fotografiar a un niño: fotografiar a dos niños.

Vas a tener que multiplicar la paciencia para conseguir una buena foto de grupo si se fijan en tí. Pero en el momento que consigas pasar desapercibido para ellos, se persentarán ante tu cámara situaciones la mar de interesantes. Es tan curioso como bonito observar cómo los niños se relacionan e interactuan entre ellos.

¿Qué hay que tener en cuenta para hacer buenas fotos a niños?

La luz

  • Para hacer buenos vídeos y fotografías hay que aprovechar la luz natural. Busquemos una luz bonita y suave (un atardecer o un amanecer permiten imágenes muy tiernas) y tiremos unas cuantas fotos, sin cortarnos.

  • Hay que evitar que el sol esté frente a la cámara, para que la imagen no quede a contraluz.

  • No hay que poner al niño frente al sol porque cerrará los ojos. Lo mejor es colocarlo a la sombra.

  • En caso de que haya que usar flash, procuremos que el niño no se exponga a él (ni a un foco de luz) durante mucho tiempo. Haría lo mismo que con el sol: cerrar los ojos.

  • Truco de Navidad: Para que salgan las luces de colores del árbol de Navidad es mejor sacar la foto con luz ambiente.

El encuadre

Se suele dejar en el centro lo que realmente interesa. Si queremos ser originales, también podemos fotografiar detalles: solo las manos del niño, las piernas, la boca o simplemente los ojos.

Un buen truco es hacer la foto de cuerpo entero y luego, en el ordenador, encuadrar a nuestro gusto (también se puede hacer desde la cámara).

Para hacer fotos de detalle al bebé, el mejor momento es cuando está dormidito, pero hay que tener cuidado con el flash.

Truco de Navidad: Si vas a hacer una foto al niño en la nieve y no quieres que salgan azuladas, hay que enfocar a la cara del niño y elegir un día nublado, para que la luz sea más suave.

Para que las fotos no queden desenfocadas

  • El enfoque es quizá lo más difícil de lograr cuando no se tiene mucha experiencia. Se puede colocar la cámara en modo automático para asegurarnos de que las fotos no quedan desenfocadas.

  • Si nos decantamos por el modo manual, un buen truco es enfocar siempre al centro y, si es posible, eliminar los objetos de alrededor.

Paciencia con los bebés

No se puede forzar la foto con un bebé o un niño pequeño. Si queremos que sonría, no lo hará; si queremos que vuelva a hacer esa voltereta tan graciosa, se negará; si queremos que abrace a Papá Noel, saldrá huyendo… Los bebés son así y por eso nos gustan.

La única forma de captar esa instantánea es tener la cámara siempre a mano.

Elegir colores vivos y lisos

Los expertos aconsejan evitar vestir a los niños con los colores típicos como el blanco, el rosa o el azul. Ganan mucho con colores alegres y lisos, es decir, sin rayas o cuadros, porque estos estampados se confunden en la foto.

Conviene evitar hacer la típica imagen del peque tumbadito en la cama con la colcha blanca. Por el contraste con el blanco, saldrá más moreno de lo que es.

Grabar vídeos de niños

El truco para hacer una buena grabación en vídeo de niños es estar pendiente de los niños en todo momento. Pero sin agobiarles, dejándolos solos, a su aire.

Ellos no necesitan ayuda para crear momentos divertidos y mágicos. Son fotogénicos por naturaleza y su espontaneidad nos ofrecerá la mejor imagen.

Los expertos también recomiendan que la cámara no se mueva muy rápido y que las escenas sean cortas. De lo contrario, pueden llegar a aburrir.

El álbum

Guardar las fotos en el ordenador es fácil. Basta con abrir carpetas y ordenarlas por fechas, por temas… Muchos programas de ordenador (más fáciles de utilizar de lo que parece), unen fotos al tiempo que dan la oportunidad de elegir una música de fondo. Es otra forma de crear videos muy personales. También hay laboratorios que hacen este tipo de montajes, aunque resulta un poco caro.

Archivar las fotos en papel permite en principio más creatividad, y hacer álbumes es una de las pasiones de las madres. Para nosotras, tener todos los recuerdos del bebé juntos es lo más. Siempre podemos adornar estos álbumes con algo más que con fotografías: escribir detalles al margen (cuándo se tomó la imagen, dónde…), pegar recortes de periódicos de esas fechas, hacer dibujos

Bibliografía:

http://www.fotolibre.org/albums/colegota/cursos/curso-foto-peques.pdf

http://www.dzoom.org.es/noticia-1656.html

http://www.serpadres.es/familia/tiempo-libre/consejos-para-sacar-fotos-y-videos-a-ninos.html

Fotografiando la infancia: La imagen y la memoria. Lanola Kathleen

http://photo.net/learn/book-excerpts/focal-press/photographing-childhood-childs-first-year/

http://www.fotografiad.com/consejos-de-una-madre-fotografa/#more-9266

http://www.fotografiad.com/fotografia-para-ninos-pte-i/

Anuncis

Aquí teniu els documents que ens va fer arribar la Carlota Rabassa, mare de 2 nens i buscadora d’eines per fer-los experimentar al màxim! La sessió va ser molt bonica i profitosa, amb alguns nens donant-nos exemples in situ, com caure al terra amb una ampolla d’aigua, i enlloc d’espantar-se, fer xip xap amb les manetes…tota una lliçó!

Imagen

Hola mamis gracioses, us envio la documentació que us he donat més bibliografia sobre el tema i els blogs.

blog del Jordi, el meu company sobre paternitat conscient: http://lepapadu.blogspot.com.es/
blog de la Carlota sobre maternitat conscient, recursos i materials pels nens: http://tallerdeninyacolorita.blogspot.com.es/

Bibliografia recomenada:

-Rebeca Wild, Calidad de Vida.Educación y respeto para el crecimiento interior de niños y adolsescentes
-Rebeca Wild, Etapas del desarrollo
-Maria Montessori, La descoberta de l´infant

 

Introducción

María Montessori (1870-1952) en el desarrollo de su pedagogía a principios del siglo pasado introdujo el concepto de ambiente preparado. Para ella un ambiente preparado es un ámbito cuidadosamente organizado para que el niño se pueda mover con libertad de una manera autónoma y auto-dirigida.

 

Ella diseñó ambientes que respondían a las necesidades de desarrollo de los niños tanto en el aspecto social como en el emocional e intelectual. Dichos ambientes debían ser seguros y ordenados y gracias a su simplicidad y belleza ser atractivos para los niños. Espacios cálidos e invitadores a la investigación por parte de los niños. Se organizaban por áreas de trabajo dotadas con estanterías que eran accesibles a los niños y estaban conformados con mesas adaptadas al tamaño de los mismos así como zonas abiertas para el trabajo en el suelo. El ambiente no contenía objetos que no pudiera utilizar el niño en su desarrollo.

En el año 1977, en Ecuador, Mauricio y Rebeca Wild fundan una escuela no-escuela, como a ellos les gustaba llamar, de nombre Pestalozzi. En ella crean ambientes preparados para niños de todas las edades: preescolar, primaria y secundaria. En su experiencia educativa, influidos por María Montessori y Piaget, consideran un ambiente preparado como un entorno relajado, carente de peligros activos y donde el niño puede tener una actividad espontánea alentado por un ambiente abierto, rico en elementos no estructurados, es decir que no tienen un objetivo en sí mismo, y otros estructurados. Parte del ambiente relajado es una combinación entre rutina y variación que facilita que el niño experimente la realidad de nuestro mundo cambiante. Esto se aplica también a la variación de objetos y personas y a la estructuración del tiempo.

 

 

Ambientes preparados en casa

En nuestras casas también podemos tener algunas pautas para tratar de proporcionar a nuestros hijos un entorno preparado que facilite su desarrollo emocional e intelectual. Aunque no podamos reunir todo lo que querríamos, sí que podemos adaptar nuestro hogar a la necesidades de nuestros niños.

El ambiente cambiará en función de la edad de los niños y por tanto, sólo podemos dar algunas líneas generales:

– Mantener un orden básico en las cosas pero también introducir cambios en el ambiente.

– Tratar de cuidar que haya tiempos tranquilos, sin mucha excitación y propicios para las actividades individuales.

– Ofrecer actividades en grupo organizadas por adultos: salidas a diferentes partes o visitas de afuera que enriquezcan nuestras vidas.

– Crear ambientes donde los niños puedan seguir siendo niños. Para los más pequeños (y seguramente para todas las edades) dejar que se ensucien, que puedan meter manos y pies en toda clase de situaciones, que se puedan mover, tocar y experimentar sin rendir cuentas a ningún “objetivo académico”.

– Nunca puede faltar un cajón de arena y agua para poder experimentar.

– Ofrecer materiales no estructurados: naturales (semillas, hojas, arena, conchas, ) y objetos cotidianos (tapones, chapas, botellas vacías, hueveras y todo tipo de materiales reciclados).

– Rincones de juego: juego simbólico (cocina, limpieza, muñecas, tienda, bloques de construcción, teatro, disfraces, carpintería, etc.). A medida que los niños crecen se van generando otros rincones: legos, muñecos articulados tipo Playmobil, música, juegos de mesa, cocina, taller,…

– Elementos culturales dispuestos en estanterías de fácil acceso a los niños. En ella tendremos juegos, instrumentos musicales, elementos para la lecto-escritura (abecedario móvil, letras de lija,…) y las matemáticas (asociación, seriación, ábacos, regletas, figuras geométricas, balanzas…) y libros de consulta.

– Mesa amplia surtida con todo lo necesario para la creación espontánea: con folios, lápices de colores, pinturas, etc.

– Tener un revistero con libros y revistas que vamos cambiando periódicamente.

– Disponer de una zona para desarrollar una actividad motriz no-dirigida. Paseos por la montaña, por la playa o por parques grandes.

– Sería ideal poder tener una zona exterior con materiales para la actividad motriz y casitas de juego e incluso con zona de huerto y animales de granja.

Pero algo más importante que el ambiente físico que le podamos proporcionar, es el ambiente emocional. Nuestros hijos necesitan ser respetados y amados sin condiciones ni expectativas. Nosotros que somos las personas más importantes e influyentes de sus vidas tenemos que saber respetar sus ritmos, sus características personales y valorar todo lo que hacen por muy pequeño que a nosotros nos parezca y sólo así tendrán un verdadero entorno preparado.

 

Experimentación con materiales en la fase sensoriomotriz de 0 a 6 años

Las primeras experiencias sensoriomotrices del bebé se efectúan al minuto de nacer: Sentir la piel de su madre, oler el cuerpo de su madre, escuchar la voz de su madre(identificándola del resto), oler el pezón i la leche de su madre(es el mismo olor que el del líquido amniótico), succionar la leche…

 

Cuando la supervivencia del bebé está garantizada, tanto física como emocionalemnte, el niño puede dedicarse a buscar experiencias de desarrollo vitales para activar su potencial humano.

 

Todas estas experiencias sensoriomotrices ricas y variadas permiten crear una red neuronal que será la base para el posterior desarrollo intelectual y relacional del niño y posetrior adulto. Por tanto cuantas más experiencias enriquecedoras tenga, la red será más completa (tupida) y no habrá “agujeros” donde se cuelen los posteriores aprendizajes.

 

No es lo mismo experimentar, que experiementar acompañado que experiemntar acompañado, sostenido y apoyado que no significa ayudado!

 

La confianza es la base para un buen acompañamiento, confiar en él, en ti y en la naturaleza, permite que el bebé pueda estar conectado con su saber interior y así experimentar en libertad, sin miedos, que son nuestras limitaciones.

Es muy importante que los niños, desde muy pequeños, tomen decisiones, las máximas que puedan adecuadas a su edad y etapa de desarrollo, sin caer en el exceso de responsabilización del niño, por tanto es importante ofrecer la más amplia variedad de oportunidades para escoger.

 

Entorno relajado

Tres normas importantes:

-que no haya peligros activos (botellas de vidrio, clavos oxidados, maderas astilladas, enchufes mal adaptados, etc…

-que no contenga retos: que esté todo al alcance del niño que no tenga que regatear, manipular o ir por su cuenta en la búsqueda de objetos que no son adecuados a su etapa de desarrollo.

-no poner expectativas sobre el niño ni la experiencia: es lo más difícil de conseguir. Aceptar al niño tal como es, lo que sucede y como sucede, no querer cambiarlo.No aleccionarlo, no criticarlo, no ayudarlo… lo mejor para ellos es la presencia afectuosa y resptuosa

 

Materiales

 

Materiales no estructurados: (sin forma predefinida, que no tienen objetivo alguno)

Harina, semillas, legumbres crudas, agua, tierra seca, tierra mojada, arena, yogur de colores (con colorante alimenticio), gelatina de colores, telas, cubitos de hielo (de colores), barro, piedritas de diferentes tamaños,pasta de sal, tamaños,cucharas, palos, modeladores de barro, martillos chiquitos, pinzas, embudos, coladores, esponjas, recipientes de diferentes tipos y tamaños, jarras pequeñas, aceiteros pequeños, tapones de corcho, tapones de plástico de diferentes colores y tamaño, hueveras, palos de helado, cadenas metálicas, tubos de plástico, tapas de botes de diferentes tamaños, tapones de bricks, etc…

 

Materiales estructurados: (materiales con formas definidas, con significado propio)

Material concreto de lectoescritura, de matemáticas, o juguetes tipo: Coches, pelotas, muñecas, casitas… todos los juguetes que ya conocemos…

 

Lo ideal es que casi cada día tuvieran un espacio preparado para poder experimentar y saciar la necesidad sensoriomotriz, una gran ayuda son el arenero y la mesa de agua.

 

Los mejores materiales son los que te ofrece la naturaleza, son los más adecuados: hojas, palos, piedras, tierra, arena, agua… los rayos del sol, la brisa, el viento, el olor a mar, a montaña… son las experiencias más enriquecedoras que pueden vivir los más pequeños!!!!

 

Carlota Rabassa

Aquí teniu el resum de la xerrada de la Laura (http://labambinafelice.blogspot.com.es/) sobre els materials Montessori per fer joguines. Moltes gràcies Laura!

 

Tal vez os habéis preguntado porqué juguetes Montessori, qué los diferencia del resto, o a qué nos referimos con este nombre. En realidad, más que “juguetes” habría que referirse a ellos como “materiales” que ayudan a la formación del niñ@ como persona, que lo preparan para la actividad humana.

Observando a vuestros hijos e hijas, habréis seguramente notado cuánto les interesan nuestras cosas. Podemos darles un montón de juguetes y fácilmente descubrir que los ignoran porque prefieren jugar por ejemplo con los cajones de un armario, con una cuchara, etc…

Uno de los problemas de nuestra sociedad es que muchas veces se quita a los niños la oportunidad de relacionarse con objetos de nuestra vida cotidiana. Otro es que se hace abuso del “no”, prohibiendo muchas cosas que si bien para los pequeños resultarían útiles para su desarrollo, obligan a los adultos a estar más pendientes de ellos. Entre estas prohibiciones podemos contar por ejemplo la falta de acceso a cosas pequeñas por miedo a que los bebés se atraganten. La manipulación de objetos pequeños potencia el desarrollo del aparato motor fino, además de la concentración.

Maria Montessori observó que entre los 0 y los 6 años, los pequeños están centrados en sí mismos, están centrados en su propio desarrollo y pasan por periodos bien definidos de interés en ciertas áreas de su desarrollo. Estas etapas las llamó “periodos sensitivos”. Durante estos periodos la repetición es fundamental para que los pequeños consigan dominar una abilidad determinada. En esta franja de edad, la mente de los pequeños es como una esponja que obsorbe todo lo que haya a su alrededor. De ahí la importancia del ambiente.

 

Los materiales de los que vamos a hablar son maneras de potenciar las áreas de interés que observamos en nuestr@s niñ@s, y por consiguiente favorecer a su desarrollo. A pesar de que gran parte de los materiales Montessori tiene traducción en juguetes que encontramos en tiendas de juguetes, la mayoría de los materiales a los que me voy a referir son caseros. La ventaja de los materiales hechos por nosotros, a parte del ahorro económico, es que para hacerlos hemos tenido que estar atentos a las necesidades específicas de nuestr@s niñ@s y hemos tenido que poner nuestra creatividad en práctica para crear una actividad particular que satisfazga esas necesidades. Este proceso, por otra parte, potencia el apego.

Para acotar el tema, de momento hablaremos de materiales que podemos ofrecer a bebés desde las dos semanas y hasta alrededor de los 18 meses. La edad debe servir como mera orientación ya que la idea de base es ofrecer una actividad que resulte adecuada para un determinado bebé en un momento determinado.

En la edad en que el bebé todavía no mueve las manos, se le pueden ofrecer móbiles que potencian la concentración. La colocación del móbil debería ser tan cercana al bebé como sea posible.

A las dos semanas un móbil interesante es el llamado Munari, de figuras en blanco y negro.

 

Más adelante otros móbiles son el Octaedron y el Gobbi. El primero consta de tres octaedros hechos en los tres colores primarios. El segundo consta de cinco bolas colocadas de forma ascendente con matices de color que van de más oscuro (más abajo) a más claro (más arriba).

 

Móbil Gobbi. Photo credit: At Home with Montessori

 

 

 

 

Cuando el bebé empiece a mover las manos, algunas ideas para potenciar su desarrollo pueden ser un cascabel o un aro de madera atados de una cinta. De entre los móbiles Montessori, se encuentra el de colores primarios, que consta de tres bolas de madera con resortes para agarrarlas en los tres colores primarios.

Photo credit: Kylie D’Alton at How we Montessori

Llegado el momento en que el bebé ya agarra y manipula cosas, se le pueden ofrecer una pelota puzzle, discos de madera que se encajan, sonajeros hechos de materiales naturales, cestos de tesoros.

Photo credit: Kylie D’Alton at How we Montessori


Una idea para un primer cesto de tesoros sería colocar en un cesto de mimbre un pañuelo de seda, un cepillo de madera y una pelota de lana. La exploración permitirá al bebé concentrarse y descubrir mediante los sentidos diferentes texturas, materiales, colores y temperaturas.

Hacia los seis meses, cuando el agarre está consolidado, ofrecer al bebé cereales de pequeño tamaño permitirán que desarrolle concentración y psicomotricidad fina a la vez que autonomía para alimentarse a sí mismo.

De ahí en adelante algunas ideas de actividades pueden ser: botellas de colores, una caja de permanencia, huevo de madera y base para meterlo, dos aros de madera y una base en la que colocarlos, muñecas rusas, el juguete llamado Skish, una caja con tapadera con mango (preferiblemente de madera), puzzle de figuras geométricas (preferiblemente empezar con una sola figura, el círculo), bloques de tela, cesto de instrumentos, cesto con diferentes pelotas, cesto de ropa, gorros, etc.

 

Un espejo resulta también una herramienta importante que potencia el auto conocimiento y la auto estima.

A partir del año de edad, actividades con animales de granja, con colores básicos, juegos en la arena y actividades con agua, para potenciar la psicomotricidad fina actividades con pegatinas, organizar por colores, por formas, por material, correspondencias objeto real-objeto fotografiado…

Las actividades de la vida práctica adoptan una importancia especial hacia los 15 meses, edad en que la mayoría de bebés ya camina. Entonces se pueden proponer actividades que vayan encaminadas a la autonomía en el vestirse, ayudar a cocinar, limpiar, etc.

 
Una abraçada,
 
Laura

El divendres 24 de Març ens va acompanyar la Sònia, mare, doula, assesora en lactància i, entre altres coses, buscadora del bolquer ideal!

A part d’explicar-nos els aventatges ecològics, econòmics i sanitaris que suposen els bolquers de roba, com que erem poquetes vam poder resoldre els dubtes que van anar sorgint. Ens va dur una petita mostra dels bolquers que ella prefereix (després de provar-ne de molts tipus, preguntar a mares i indagar per internet) i ens en va explicar els aventatges i inconvenients de cadascun.

Imatge

Si voleu contactar amb ella podeu fer-ho a través del facebook o de la seva web:

https://www.facebook.com/AbrazameMucho

http://abrazamemucho.blogspot.com.es/

 

Gemma

Jordi Mateu d’Educación Viva 16/03/2012 http://www.educacionviva.com/

    El pasado viernes nos visitó Jordi Mateu, asesor del centro de investigación para la formación CRAE. Nos contó que su trabajo consiste entre otras muchas cosas en ofrecer asesoramiento a escuelas, educadores, padres… También escribe artículos referentes al tema. Antes de esto trabajó durante muchos años como maestro de niños de secundaria en una escuela pública.

    Empezó la charla tratando de definir lo que significa educación viva. A grandes rasgos es lo mismo que educación libre, y en concreto este tipo de educación se fundamenta en crear espacios no directivos con distintos ambientes ubicados en espacios (plástico, matemático, huerto…) y son los propios niños los que deciden en qué ambiente quieren estar.

Hoy en día existen escuelas públicas que están apostando por este modelo. La prioridad es el acompañamiento espiritual del niño, y siempre hay un adulto disponible para tal fin pero sin invadir, sin anticipar, sólo para acompañar. Nos comentó que el enfoque de las escuelas Waldorf es más directivo.

Este modelo también es sensible a los distintos ritmos de aprendizaje de los niños a lo largo del día, pero las actividades que se dan vienen de algún modo reguladas por el educador.

Otro término que se suele emplear también es el de escuelas activas. Éstas se basan en crear procesos de aprendizaje más que de enseñamiento y ponen mucho énfasis en el desarrollo psicomotriz, como por ejemplo Montessori. Dijo que tanto Waldorf como Montessori trabajan más con el concepto de grupo.

Entrando más en materia, según el enfoque de la educación viva los niños saben lo que necesitan y hay que respetar su actividad espontánea. Entonces, ¿hay que enseñar a leer y escribir a los niños? Ellos aprenderán, si existe el deseo de ver letras, de construir palabras, y si cuentan con el acompañamiento de un adulto. La base es la confianza de que los niños por sí solos, sin presión externa, guiados por el deseo irán “abriendo puertas”. Puede ocurrir en ocasiones que este deseo no se de. Entonces hay que analizar los motivos: tal vez se trate de un mecanismo de defensa del niño por sufrir una presión excesiva; o por haberle forzado para que realice una actividad para la que todavía no estaba preparado; o si el entorno es homogeneizador y el niño ve que no está al mismo nivel que el resto.

En estas escuelas las actividades de los niños son no estructuradas, caóticas, poco lineales y el niño aprende a través del hacer. Esto le permite estar conectados con sus necesidades internas para construirse desde dentro, haciendo en cada momento cosas para las que está preparado, y sin tener que hacerlas para complacer a los padres. El entorno debe brindarle la posibilidad de que tenga esa vivencia pero sin imponerse.

Jordi admitió que hay muchos miedos respecto de las etapas de aprendizaje de los niños y que este planteamiento puede suscitar dudas. Nos hizo un resumen de lo que es el día a día en una escuela viva: La llegada es de 9 a 10, relajada. Los niños hacen una actividad propia: leen, hablan, juegan… A las 10 hay reunión y reconocimiento y si algún adulto tiene algo que decir o proponer, es el momento. Después, hay espacios abiertos donde estarán los adultos y donde los niños pueden acudir. Van a su antojo y dejan el espacio también a su antojo. También hay talleres puntuales donde los niños se apuntan si quieren. Y a lo largo del día también se pauta “la hora del cuento”. Al final del día vuelve a haber reunión donde se expone cómo ha ido la jornada y si alguien tiene algo que decir se dice.

Las competencias básicas que tiene que alcanzar el niño son:

– autoestima saludable. Que tenga confianza en sí mismo para poder enfrentarse a las cosas.

– deseo

– vivencias

Hay escuelas vivas que duran todo lo que dura el período de escolarización. Después se da el paso al bachillerato o la universidad. Hay escuelas vivas públicas de infantil y primaria, pero no de secundaria. A veces es complicado porque se choca con que el sistema no permite este tipo de educación. Después de varias preguntas de los asistentes, la charla terminó con una idea final: la crianza es un camino de aprendizaje, sobre todo para los adultos.

Victòria

mamasgraciosas

ImageImageImage

El divendres 2 de Març ens va visitar el José Herrero, naturòpata i homeòpata que treballa al centre de salut integral COS Cooperativa de Salut (carrer Mozart 2. Telf 93 165 07 70 www.cos.coop. correu@cos.coop).

 

Aquí teniu un breu resum de la seva xerrada, en la que moltes vam resoldre molts dubtes i ens vam quedar amb ganes d’escoltar-ho una estona més.

A més, ens ha corregit i complementat el resum, aportant més bibliografia i les taules que trobarem al final. Moltes gràcies de nou José!!

 

Tots ens alimentem. L’alimentació consisteix en obtenir de l’entorn uns productes anomenats aliments, que poden ser d’origen animal, vegetal o mineral i que contenen una series de substàncies anomenades nutrients. Aquests nutrients cobreixen una part important de les nostres necessitats.

Hem d’entendre que els nostres nadons necessiten menjar per:
– Mantenir la vida en el seu estat més bàsic (el metabolisme basal).
– Per jugar, moure’s i desenvolupar-se psicomotriument.
– Créixer i engreixar-se correctament.
– Substrat per nodrir el seu sistema d’adaptació al medi, el bon funcionament del sistema immunitari.

Com sabem si un nen/a s’està nodrint bé?
Si un nen/a té un to vital saludable, juga, riu, es desenvolupa psicomotriument bé, creix i engreixa segons les seves necessitats i té un sistema immunitari reactiu, segurament…segur, que s’està alimentant bé i que menja allò que necessita.

A  vegades no és tant important la quantitat, sinó la qualitat dels nutrients (aliments biològics, preferible els integrals, evitar additius i conservants, reducció de sucres refinats, hidratació correcte, etc).

Un nen/a acostumat a fer lactància a demanda, té desenvolupat l’instint per escollir la quantitat o composició de la llet que necessita. Podem oferir els aliments complementaris seguint aquesta premissa instintiva, el nen/a és selectiu amb la quantitat, i junt amb la lactància materna o artificial s’ajusta a aconseguir una dieta equilibrada. Els pares també són selectius, seleccionen i ofereixen aliments sans. Per tant, la nostra responsabilitat no serà proporcionar quantitat d’aliments sinó oferir aliments de QUALITAT.

Cal recordar que el nen/a no menja i per tant creix, sinó que menja PERQUÈ creix. Si no en demana més és perquè no en necessita més.
Hauriem d’evitar que les quantitats vinguessin marcades per factors externs com el què dirà la família, o perquè la iaia estigui contenta si el nen s’ho acaba tot, o perquè el fill del veí menja tres vegades mes.

El menjar triturat fa que els nadons mengin més, i les mares solen quedar més tranquil·les i contentes, però no significa que el nadó necessiti aquella quantitat de menjar que se li està donant.

D’altra banda, els aliments que contenen sucre i sal (alerta amb el glutamat monosòdic que és una combinació dels dos i està present a molts aliments) poden alterar la capacitat d’autocontrol i inciten a menjar-ne més quantitat.

Quan s’han d’introduïr?
No hi ha una data fixe d’oferiment d’aliments, que sol ballar entre els 4 mesos i els 6. Cal tenir en compte que hi ha molts factors que s’han de valorar, tant socials com maduratius:
– factors maduratius:
     . que el nadó s’aguanti assegut a la trona sense ajuda
     . que mostri interès pel menjar
     . que tingui dents (no és excloent, ja que molts no en tenen fins als 10 o 12 mesos)
     . quan és capaç de dir que no en vol més tirant el cap endarrera o girant-lo a un costat

     . perd també el reflex de extrusió. Un reflex involuntari que fa que els nens expulsin la cullera de la amb la llengua.

– factors socials: quan la mare ha de tornar a treballar
– entorn: pressió familiar per començar a donar-li coses

Tot això sol passar entre els 5 i 7 mesos.

Per quins alliments començar?
No hi ha unes indicacions úniques ni universals, ja que el context social hi juga un paper important; aquí no som un país vegetarià, i per tant, el pollastre està inclòs en la dieta d’un nadó.
Podem seguir l’ordre que ens suggereixin al CAP si ens és còmode, però podriem dir que no hi ha una pauta rígida i podem adaptar l’oferiment dels aliments en funció de les necessitats, els aliments de temporada, aliments nutritius, tenint en compte sensibilitat i al·lèrgies, etc.
El què sí que és important és que anem introduint aliments de mica en mica per tal de veure si algun provoca signes d’intolerància o al.lèrgia. Podem observar especialment:

–         Pell (èczemes, urticàries, prurit…).

–         Mucoses (inflamació, mucositat,…).

Sistema digestiu (diarrea o restrenyiment)
La poma, el plàtan i l’arròs poden provocar restrenyiment lleu. Afegir una cullerada d’oliva al menjar, pot minimitzar un restrenyiment lleu.

El primer any de vida el pit o la llet artificial, sempre nodrirà més que qualsevol altra aliment. Per tant, serà una etapa més d’experimentació que de nutrició.

Els primers aliments recomanats pel José solen ser dolços naturals, perquè s’assemblen més al gust de la llet:
.   fruites: pera, plàtan, poma, etc. A l’hivern poden ser en calent com al forn, bullides, etc.
.   verdures: bròquil, porro, pastanaga
.   cereals: arròs, mill o quinoa (bullits amb aigua).

Observacions:
– Sempre hem d’optar per fruita de temporada i ecològica.
– els cereals poden ser integrals ja que aporten més nutrients que els refinats, però al principi es poden fer combinacions del 50% (per exemple 50% d’arròs integral + 50% d’arròs blanc)
– els cítrics millor donar-los a partir dels 8 mesos (històricament s’han introduït molt abans com a costum ja que se sap que la vitamina C ajuda a absorbir el Ferro dels aliments). No donar-ne en cas de processos catarrals, ja que irriten les mucoses.  aigua: es pot anar oferint a cada àpat o entre àpats, sobretot si fa calor
– no mesclar cereal amb proteïna animal; millor combinar la proteïna animal amb verdures
– Els nens lactants els hi agrada més mastegar que deglutir, els hi agraden més els sòlids que les papilles, ja que al mamar mouen molt les mandíbules.
Mastegar, a més a més, els afavoreix la parla.
– El cereal és millor pel matí amb fruita.
Ennuegament: és difícil que amb els primers sòlids un nadó s’ennuegui. De totes maneres és important està sempre davant d’ells per evitar ensurts.
– Mai s’ha d’obligar a menjar a un nen, generalment ell sap quan està tip.
– D’altra banda, si té preferència per certs aliments, tampoc val la pena insistir amb altres que li aportarien els mateixos nutrients i que li agraden menys.

Per etapes:


7 – 8 mesos:
– sèsam mòlt (molt bona font de ferro)
– llavors oleaginoses mòltes (contenen calci, ferro i àcids grassos essencials, aquests últims molt beneficiosos per la salut de la pell, sistema nerviós, etc)
– carn blanca: pollastre, gall d’indi
– font de proteïnes en cas de dieta vegetariana: sèsam (la soja és millor no introduïr-la fins els 9 o 11 mesos)
– purés amb caldo o aigua (no cal afegir-hi llet, ja que el nadó encara està prenent pit o biberó)
– llet vegetal: MAI podrà substituir una presa de llet materna o biberó, però sí que es pot utilitzar per cuinar o com a complement
– GLUTEN: tot i que sempre hi ha hagut variacions en quan al moment idoni per introduïr-lo, actualment el concens està en fer-ho quan el nadó encara pren el pit, ja que està més protegit enfront possibles intoleràncies i al.lèrgies.
Al principi es recomana mesclar cerelas amb gluten i sense, i començar pels que en tenen menys, com la civada. El blat comú millor introduïr.lo quan més tard millor, ja que està tan processat que s’assembla molt poc al blat originari i és de més difícil digestió; les varietats antigues com l’espelta o el kamut, són més assimilables.
D’altra banda, si tenim en compte la vesant bioenergètca, preferentment triarem els cereals en forma de gra senser, ja que si els plantem són vius; en canvi de les farines no en sortiria res.
Image

8 – 9 mesos:
– llegum: la llentia vermella no té pell i és més assimilable. Després es podrà donar (i per aquest ordre): llentia – cigró – pèsol – azuki – frijol
– cal recordar que la combinació llegum + cereal aporta proteïnes d’alta qualitat i no cal afegir font de proteïna animal (exemples: arròs amb llenties, amanida de pasta amb cigrons, etc.). Proporció: 4 de cereal + 1 de llegum.
– bledes i espinacs: contenen oxalats i millor no donar-los fins els 8 mesos
– pebrot, tomàquets, alberginia: tenen alcaloides i poden donar sensibilitat; no els donarem abans dels 9 mesos
– macarrons talladets amb tomàquet natural ratllat i un rajolí d’oli
– panses, figues seques, dàtils, etc. (si són molt dures es poden bullir amb llet vegetal).

Image

9 – 10 mesos:
– iogurts, formatges frescos, kefir etc. i sempre millor prioritzar els de cabra que els de vaca, ja que la seva proteïna és més semblant a la humana (no cal comprar iogurt específics per nadons, sinó que els naturals són ben aptes per ells)
– l’aport de Calci no cal que provingui de làctics, sino que en són una bona font les llavors d’oleaginoses (pipes de carbassa, de girasol, de sèsam, etc.), fruits secs, verdures de fulla verda, etc.
– rave, api i carxofa: són molt depuratius i és millor no donar-los fins als 10 mesos
– peix blanc (el blau fins a l’any i mig)
– soja
– fruits secs: si se segueix una dieta vegetariana es poden introduïr abans, però si no és millor esperar als 12 o 14 mesos (perquè solen ser origen d’al.lèrgies).
Image

Image

Image

Image

Bibliografía y libros recomendados:

“MI NIÑO NO ME COME” consejos para prevenir y resolver el problema.

“UN REGALO PARA TODA LA VIDA” guía de lactancia materna.

                “!REVITALÍZATE!”Cocina energética.  Jorge Perez Calvo.

                “LA ALIMENTACIÓN DE NUESTROS HIJOS” Montse Bradford.

                “LA GUÍA DE LA COMPOSICIÓN DE LOS ALIMENTOS” Integral.

                “EL EQUILIBRIO A TRAVÉS DE LA ALIMENTACIÓN” Olga Cuevas Fernandez     

Resumen de la charla del día 10 de febrero en el Espacio Vacío a cargo de Teresa Bas sobre la danza-movimientoterapia.

Teresa ha empezado explicando que hay varios enfoques para llevar a cabo este tipo de terapia. Ella ha basado toda su experiencia en el enfoque anglosajón, que tiene sus orígenes en la década de los 40 en los Estados Unidos con la bailarina de danza contemporánea Marian Chace. Ella daba clases de danza contemporánea y la gente le pedía clases especiales por los resultados que tenían sus clases en su lado emocional. Después este tipo de terapia se aplicó en centros con gente con problemas psicóticos. Teresa ha explicado un poco mejor cuál es el enfoque anglosajón de la terapia. Ha dicho que reúne por un lado todos los estudios de conciencia corporal, danza, etc. y por otro lado la corriente de investigación clínica, todo ello teniendo en cuenta el lado creativo del proceso. Se pasa de estar cerrados, desconectados, a sentir nuestro propio cuerpo.

Hay otro enfoque de la danza-movimientoterapia que se desarrolla en Latinoamérica, siendo Maria Fux la principal impulsora.

Nos ha explicado Teresa que hay un poco de confusión con el nombre de la terapia, que en inglés es dance movement therapy y que se decidió que la traducción sería literal: danza-movimentoterapia, pero que en español es demasiado largo y a veces se usa sólo danzaterapia, que tiene matices diferentes. También ha habido problemas en ponerse de acuerdo en la nomenclatura por la palabra “danza”, que parece que lleva implícita la idea de bailar y eso asusta. Se discutió llamarla sólo movimientoterapia.

Ha hablado de que para mucha gente hacer este tipo de terapias puede resultar duro porque tienen que mostrarse, desnudarse, contactar con el propio cuerpo, y eso en algunos casos resulta un ir hacia el origen, hacia atrás y no todo el mundo está dispuesto.

La danza-movimientoterapia consiste en hacer un uso terapéutico del movimiento dentro de un proceso psicoterapéutico. Y la base es la relación intrínseca que hay entre psique y soma. Es decir, entender que la mente está en todas partes, está en todo el cuerpo y que toda transformación que hagamos a nuestro cuerpo a través del movimiento tendrá consecuencias en nuestra psique.

Existen multitud de aplicaciones de la terapia:
– grupos
– nivel individual
– niños con problemas de autismo, de desarrollo
– gente con problemas mentales
– gente sin una demanda clínica concreta, para su crecimiento personal y su conocimiento

Teresa nos ha dicho que en grupos de gente con problemas psicóticos que tienen un bloqueo, o que son seres aislados que no saben expresarse, a través de los movimientos que hacen y que tiene que imitar el resto del grupo, consiguen desbloquearse. Esto tiene que ver con la relación madre-hijo, con el hecho de mostrar e imitar, y tiene su continuación en el mundo real. La terapia consigue ayudar a construirse como persona en relación a los demás, y muestra también cómo la persona se relaciona consigo misma a partir de cómo ésta se relaciona con el terapeuta o con el resto de grupo.

Teresa ha experimentado en su propio cuerpo cómo la terapia funciona, cómo el movimiento la ha transformado, y para terminar la sesión ha propuesto una pequeña dinámica de grupo para poner en práctica algo de la charla:

Empezamos pensando cómo estamos y cuál es nuestra postura, cómo tenemos la espalda, el apoyo en el suelo, si tenemos la mandíbula tensa, cómo están los glóbulos oculares, si tenemos alguna zona de más frío o calor en el cuerpo. Después, con los ojos cerrados dedicamos un minuto a estirarnos, a modificar la posición, a dejarnos ir durante unos momentos elevando la atención hacia nosotros mismos. Y luego abrimos una ronda con el grupo para que cada quien exprese algo de su estado, de cómo está, a través de algún movimiento concreto. El resto del grupo tiene que imitar el movimiento de cada uno. Y por fin nos ha preguntado si hemos notado algún cambio respecto de antes de tener esta consciencia corporal. En general parece que sí ha habido cambios, y se ha añadido que además del ejercicio individual, el simple hecho de ofrecer un movimiento al grupo ya marca una diferencia.

Luego se ha abierto el turno a las preguntas. Resumiéndolas Teresa ha dicho que para que la terapia se note, para hacerla bien, hacen falta unas 12-15 sesiones. De esta manera se tiene sensación de proceso y de progreso. El final sin embargo no tiene una acotación concreta. Se determina según la persona y las recomendaciones del terapeuta. La terapia puede durar años.

Y así ha terminado la charla.

www.danzamovimientoterapia.com

Victoria